Búsqueda personalizada

Enlazame!!

raccoonartegotico

Create your own banner at mybannermaker.com!

Visitas!


contador blog
Ir arriba
Ir arriba

raccoon.jimdo.com

Vampiros!

Dale play al reproductor!

Besos de Vampiro.

Una noche lluviosa perdí mi vida humana, vivo en las tinieblas de mi sed en la mentira de mi mente.

Dios mío ya amanece, el cielo se tiñe de rojo pero el sol no me importa no mata como en las películas yo ya estoy muerto, ni mis suplicas me salvaran el infierno siempre esperara.

Camino en la senda tenebrosa las calles están llenas de almas en pena, mis ojos no son humanos, contemplo una niebla y sonidos de muerte golpean mi cabeza.

Esos rostros no humanos me están vigilando, el ansia me esta matando, llego a mi barrio que ya no es el mío, los vecinos murmuran a mi paso, me temen se apartan, en mi casa me desmayo y recuerdo esa noche que se me arrebato la vida.

UN MES ANTERIOR:

La discoteca esta llena de chicas guapas, el verano aprieta, ligeras de ropa enseñan la carne, es una noche para la lujuria.

Vestida de rojo, con un vestido muy corto se sienta a mi lado en la barra, sus ojos dorados, su cabello rubio intenso, se me clavan en el pecho, me mira y me sonríe.

La suerte esta echada, mía esta noche será y al amanecer en sus brazos despertare y sus cabellos oleré.

En mi apartamento, gime sobre mi, la ropa esta tirada y la pasión es desbordada en oleadas de gritos pasionales que rompen la madrugada.

Algo no va bien, siento un malestar como si esto en una pesadilla se pueda convertir, ni una palabra apenas cruzamos, tan solo me dijo con voz demoníaca.

En tu casa o en la mía.

Yo rendido me tire a sus labios, sus pechos se estremecen de repente un mordisco en el cuello me dio.

Mírame Daniel.

Daniel: Te estoy mirando.

Vampira: Solo miras el deseo de tu pasión, te e convertido, la sangre a partir de ahora es tu droga, porque si no morirás, tendrás que matar para vivir, lo demás ya lo descubrirás.

De repente desapareció, el cuello me sangraba y de un rojo oscuro se posaba en mi almohada.

Dios esto tiene que ser un sueño, no puede ser real.
Pero lo es.

En sudores me despierto.

Desde ese encuentro vivo en las tinieblas, ya no acudo al trabajo, ni mis amigos saben nada de mi, ya no soy persona con mi pasado rompí.

La busco por la mañana, en la madrugada pero la mujer de rojo no aparece, la muerte me espera matar no quiero pero llego la hora.

Histérica esta chillando, mis colmillos casi la desangraron, me siento pleno de fuerza mientras ella fallece en esa oscura esquina, mi beso fue mortífero.

La chica mi mira en sus ojos brillan los últimos destellos de vida:

¿Por qué? Me pregunta.

Daniel: Para vivir, soy un depredador que necesito beber, te podría dejar viva pero créeme, es mejor la muerte.
Tu descansaras, yo estoy condenado a caminar por las tinieblas, a matar en las sombras a sentir el dolor de la sangre, a desaparecer de la vida para vivir en la muerte.

Ella sin comprender muere, la sangre me espanta, caliente esta en mis labios, bebo cada noche y odio su sabor.

De nuevo la música suena en mi interior, en los callejones camino, ellos me miran asustados.

Mi palidez asusta, la sangre empapa mi ropa, nadie pregunta, saben que soy un alma infernal.

La niebla me guía, vivo sin querer estar vivo, pero la muerte no la quiero todavía, siento su olor, los caminos se forman a mi paso, un mondo oscuro se esta abriendo por las calles desérticas.

Esa música suena a muerte lenta y dolorosa, huelo la sangre y aspiro almas condenadas están alimentando su infierno.

Las puertas se presentan ante mi como por arte de magia, siempre me olvido que desde aquella noche solo queda la magia dolorosa del tormento.

Las dos puertas se abres con un sonido infernal, entro en el interior, una sala grande esta llena de sangre, cuerpos muertos en el suelo están, ellos beben con ansia ella los guía en el festín.

Un hombre intenta gritar, pero el terror le atenaza otro le arranca el cuello, mientras esa música no deja de sonar.

Ellos mi miran, me sonríen.

Ella con su mismo vestido, pero con un rostro pálido como la noche se acerca a mi, esa sangre caliente me da dolor de cabeza.

Un cristo esta colgado de esa vieja iglesia, sus ojos lloran al ver la obra de lucifer.

Lo siento Jesús, yo soy uno de ellos.

¿Dónde estabas tu para protegerme?.

Vampíra: Dios nunca estuvo allí para protegerte.

Mi pensamiento puede leer ese maldito monstruo.

Veras Daniel existen varias comunidades de nosotros en la tierra, yo llevo esta comunidad y te elegí a ti para formar parte de ella.

Pero me equivoque solo matas cuando no te queda mas remedio, no te gusta la sangre, no disfrutas con tu poder, aquí no puedes pertenecer.

Daniel: Yo nunca te pedí pertenecer.

Vampira: Pero esto no funciona así, yo los elijo y contigo me equivoque, esto es el mal en estado puro y tu crees en dios y imploras salvación.

Todos estallan en carcajadas, mientras se acercan, ojos saltones, caras sedientas, los cadáveres inmóviles, la marcha atrás no esta permitida, tranquilos cadáveres dentro de poco me uniré a vuestro final.

Ya se porque quería encontrar ese lugar, sabia que ellos me matarían y mi alma descansaría o vagaría para siempre en el infierno.

Pero que mas da el infierno?. Si ya lo vivo a cada segundo.

La muerte fue dulce, todos se me abalanzaron y mordieron mi cuello, no opuse resistencia y apenas sentí dolor.

Dios si que me estaba salvando, en mi muerte vi su mano tendida y al cielo me llevo.

Un beso de vampiro en un monstruo me convirtió, su mano mi alma salvo.

FIN.

AUTOR: Andrés Pons

Para su reproducción escribeme a raccoon.artegotico@gmail.com

Cenizas

Te extraño, definitivamente. El dolor y la ausencia agujeran mi piel y desfiguran mi rostro en llagas repugnantes y casi tan dolorosas como la nostalgia. La vida gotea en exactos espacios temporales y mis huesos envejecen y la juventud eterna de mi carne se diluye, no a la velocidad que la luz del dìa destruye, sino con la màs lenta de la humanidad mortal.

Retomar el hilo despuès de tanto tiempo y decidirse a algo cuando ya es tarde, no ejemplifica nada ni de nada me salva. Con todo, retorno a escribir. Pero te extraño, a pesar de mis millares de años y de mis llagas, de mi pèrdida de belleza y de mi indignidad de alma ¡Darìa un mundo por oìr tu voz y toda mi sangre por la luz tus ojos! Rememoro incesante tu sonrisa, tus despeinados cabellos, tus piès inquietos; tus dedos, tecleando inverosìmiles en la inverosìmil computadora...

Pronto amanece. La droga que me hace invulnerable al sol funciona cada dìa menos; otra llaga se abre y sangra, acuosa, dolible. Mas el sol me recuerda el color de tus ojos y me resisto a ocultarme de èl; no puedo llorar por esta ruina en la que me convierto.

Lloro por tì, ya que la màgica sustancia no funcionò en tu cuerpo y recuerdo el horror y las cenizas, amables y càlidas en mis manos.

Tu rostro fuè lo ùltimo en desvanecerse ...

Para su publicacion escribeme a raccoon.artegotico@gmail.com

 

Thomas Preskett Prest,Varney,el Vampiro.


Varney, el Vampiro (Varney the Vampire, or the feast of blood) es una novela gótica atribuida alternativamente a Thomas Preskett Prest y James Malcolm Rymer. Varney fue publicado entre 1845 y 1847 en una serie de folletines; es decir, lo más popular de la literatura popular. Su corpus alcanzó la considerable cantidad de 868 columnas dobles y 220 capítulos.

Naturalmente, Varney el Vampiro era un relato desordenado e inconsistente, pero en 1847 adquirió el formato de libro, en el cual se eliminaron muchos episodios innecesarios. La trama de la novela continuó siendo algo confusa (por no decir absolutamente confusa), aunque podemos resumir algunas características:

Está ambientada a comienzos del siglo XIX, a pesar de que se citan datos muy posteriores. El protagonista es Sir Francis Varney; un vampiro empecinado en vengarse de la familia Bannerworths. Insólitamente, y muy a pesar de los instintos sanguinarios de Varney, este vampiro también posee un alto grado de avaricia. De hecho, jamás queda claro si atosiga a la familia por el placer que le causa la sangre, o bien para conseguir algo de su posición acomodada.

Aquí surge otra extraña bifurcación en el relato, ya que hay pasajes que describen a Varney como un vampiro liso y llano, y otros donde se lo define como un humano que actúa como un vampiro. Tengamos en cuenta que el relato no fue pensado como una novela, y que posiblemente fue escrito alternativamente por varios autores en un período de dos años. Mayor asombro causa el árbol genealógico de la familia Bannersworth, en el cual aparecen y fallecen hijos de los que nunca tuvimos noticia.

Llegando al final de la novela, que a esa altura ya se ha convertido en una cruzada épica del lector, somos testigos de un intento de suicidio por parte del vampiro. Si esto resulta curioso, el sitio elegido para la inmolación es aún más inverosímil (aunque el lector, si llegó hasta aquí, es inmune a cualquier cosa), nada menos que el monte Vesubio.

Pero a pesar de todas estas incoherencias: Varney, el Vampiro ejerció una influencia notable en la literatura vampírica, particularmente en Drácula, de Bram Stoker. Los pasajes sangrientos de Varney, el vampiro son realmente sangrientos, sin ninguna clase de erotismo. También debemos a la novela la inclusión de los colmillos en los vampiros, que por primera vez aparecen en la literatura. Asimismo, Varney es la primera novela que habla de las marcas en el cuello y hombros de las víctimas, la inducción hipnótica de los vampiros, la fuerza sobrehumana, y el horror al ajo. Todas estas cosas son exclusividades de la novela.

A continuación les dejamos algunos enlaces para los que se hayan interesado en esta historia.

Pueden leer o descargar Varney, el Vampiro; aquí:


Paul Feval:La ciudad Vampiro

Hoy hablaremos de una novela gótica muy poco conocida, escrita por un autor aún más desconocido; incluso por aquellos que son lectores adeptos a la literatura gótica: La Ciudad Vampiro, de Paul Féval.

La Ciudad Vampiro (La Ville Vampire) vio la luz en 1873, mucho antes de que Drácula, por citar un clásico de la literatura vampírica, haya sido publicado. Este dato sólo tendría un valor cronológico en otras circunstancias, pero en la novela de Féval es clave si queremos analizar sus irónicas referencias al género gótico; ya que La Ciudad Vampiro fue escrita pensando en el lector de novelas góticas, en personas que estén habituadas a la mecánica y dinámica del relato gótico. Desde allí Féval construye la sátira, observando y criticando la atrofia de muchos narradores del género.

De algún modo, La Ciudad Vampiro tiene una importancia mayor que en su época; ya que hoy el tema de los vampiros nos acosa en versiones estúpidas, en abúlicas historias para adolescentes, masticadas y digeridas para una ingesta de terror llano, grosero hasta el insulto. Paul Féval, acaso indiferente al bombardeo de estos vampiros amanerados, urde su historia ironizando sobre la espesa solemnidad del gótico, pero siempre desde el lugar del que ama ese género; así como sólo un amante de las novelas de caballerías, como sin dudas lo fue Cervantes, pudo satirizar sobre aquel género narrativo.

Hay que decir que la sátira en Féval adquiere tintes verdaderamente sangrientos. No es una novela graciosa; por el contrario, su estilo es delicadamente cáustico. Nadie se salva de sus embates, ni siquiera una de las mayores escritoras góticas de todos los tiempos, Ann Radcliffe, quien es la protagonista del relato (muchas veces llamada simplemente Ella). La destrucción argumental del género culmina en la fantástica Ciudad de los Vampiros, donde Féval se reserva su mejor versión como pensador atento de las deficiencias de la literatura gótica. Dentro de sus muros, que por otra parte existen en un plano inalcanzable para la razón, nos libramos tanto de los vampiros refinados como de aquellos que no han superado la pubertad. La Ciudad de los Vampiros contiene al vampiro en su versión menos dialéctica: Son muchos, son grotescos, sus formas se deshacen en contorsiones imposibles, crecen y retroceden en mil variantes y texturas, como las visiones de William Blake o los sueños lúbricos de Lovecraft.

Pueden descargar La Ciudad Vampiro aquí:

http://www.scribd.com/doc/7180104/Feval-Paul-Francia-La-Ciudad-Vampiro